¿Hay alguna legislación que regule las molestias ocasionadas por el ladrido continuado de un perro?

Elisabet con sus perros y Canelo que es el perro que tiene en acogidaLa ley de Protección de los Animales regula la perturbación por parte de los animales de la tranquilidad y el descanso de los vecinos. De esta forma, establece que para imponer las sanciones a las infracciones por esta incidencia será de aplicación el procedimiento que reglamentariamente se establezca por parte de los Ayuntamientos, administración competente para la imposición de sanciones leves que afecten a los animales de compañía.

Por otro lado, el reglamento de la protección contra la contaminación acústica en Andalucía especifica que corresponde a los municipios la aprobación de ordenanzas municipales para regular estas molestias, así como la tipificación de las infracciones en este sentido y por el ruido producido por las actividades domésticas o los vecinos.

De esta forma, la norma recoge de forma general la perturbación por parte de los animales de la tranquilidad y el descanso de los vecinos, siendo obligación de la persona que lo posee y correspondiendo la competencia al Ayuntamiento quedando establecidas en las ordenanzas propias de cada municipio.

¿Con el número menor de perros que componen una rehala (16) puedo asistir a una montería como batidor?

pic-20101017082701S8831P5El Decreto 182/2005, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación de la Caza define la montería como una caza mayor organizada con puestos fijos que se practica con ayuda de rehalas y batidores en una extensión de monte previamente cercado por los cazadores distribuidos en armadas, siempre que el número de éstos sea superior a veinticinco. Sobre utilización de perros, se establece que será necesario estar en posesión de la correspondiente licencia.

A estos efectos una rehala estará constituida por un máximo de cuarenta perros y un mínimo de dieciséis. Por lo tanto, y aunque en otras modalidades de caza sí es posible, en una montería solo se pueden emplear rehalas con un mínimo de 16 perros y la correspondiente licencia.

¿Cuáles son los requisitos para un ojeo de perdiz en Andalucía?

El viajero Lanjarón.El ojeo de perdiz es una modalidad de caza menor y que consiste en batir un determinado terreno por ojeadores sin perros ni armas para que la caza pase por una línea de cazadores y cazadoras apostados en lugares fijos.

Se rigen por un Plan Técnico de Caza, en el que debe de figurar el número máximo de ojeos por cada temporada, el de cazadores y las capturas por temporada.

En cuanto a las prohibiciones, está la utilización de más de tres perros por cazador, excepto en la modalidad de perdiz en ojeo, debiendo destinarse sólo para la cobranza; la caza de ojeo de perdiz roja por el sistema conocido como portil, aprovechando el cansancio de las piezas o agrupándolas en terrenos o lugares determinados y cazar desde puestos dobles o en línea de retranca.

¿Es legal la venta de animales entre particulares?

Elisabet con sus perros y Canelo que es el perro que tiene en acogidaLa venta de animales habrá de realizarse únicamente por establecimientos de venta autorizados y habilitados legalmente.
Acorde con lo anterior, el vendedor dará al comprador, en el momento de la entrega del animal, un documento suscrito por él mismo en el que se especifiquen, bajo su responsabilidad, especie, raza, variedad, edad, sexo y señales corporales más importantes. También dará documentación acreditativa, librada por veterinario, en caso de que el animal se entregue vacunado. Los perros y gatos deberán haber sido desparasitados e inoculadas las vacunas en los términos reglamentarios. También se dará, si hay lugar, el documento de inscripción en el libro de orígenes de la raza.

Lindo con un coto. ¿Hay distancias mínimas para que estén los cazadores?

pic-s1-562179Se pueden colocar en la misma linde siempre que sus disparos sean dirigidos hacia el interior del coto de caza. Si bien, en el caso de zonas habitadas, se establecen que los límites serán los que alcancen las últimas edificaciones o instalaciones, ampliadas en una franja de 250 metros en todas direcciones, excepto en edificios aislados que será de 100 metros, y nunca disparando en dirección a las mismas.

El afectado por la proximidad de su edificación a un coto puede solicitar a la oficina de la Junta de Andalucía correspondiente a la provincia donde resida que se incluya dicha zona de seguridad en el plano del Plan Técnico y sus planos, para que se prohíba la práctica de la caza con armas de fuego en dicha zona.

Quiero adquirir una pareja de cotorras de Kramer y quisiera saber qué requisitos se deben cumplir.

cotorrakramer-loro-600x450La cotorra de Kramer (Psittacula krameri) es una especie de ave originaria de África Central y del sur de Asia (China e India), que está ampliamente distribuida por el mundo debido a escapes y sueltas de animales de jaula.

Debido a su potencial colonizador y al ser una amenaza grave para las especies autóctonas, hábitats o ecosistemas, esta especie ha sido catalogada como Especie Exótica Invasora, estando prohibida en España su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

¿Puedo exigir factura por unas jornadas de caza con su IVA correspondiente?

monteriaDentro de la gestión cinegética, como en la prestación de cualquier otro servicio de cuantos se ofrecen a la ciudadanía, si le cobran por ello usted puede y debe exigir la factura correspondiente por la prestación del mismo conforme a los preceptos legales. Igualmente, debe saber que usted se encuentra en su derecho de presentar la correspondiente denuncia en el caso de que se nieguen a facilitársela o a incorporar en la misma los impuestos legales.

El lugar donde debería hacer la referida denuncia es ante la Agencia Tributaria. Todo ello le ayudará para evitar engaños. Es justamente este organismo de la Administración central a quien corresponde el control de la fiscalidad de dichas actividades así como de muchísimas más.

¿Puedo cortar las orejas o el rabo de mi perro para que esté más bonito?

RG100413- REPORTAJE VACUNACION PERROS DE LA GUARDIA CIVIL - SERVICIO CINOLOGICOLa Ley 11/2003 de Protección de Animales Domésticos de Andalucía señala de forma clara en el punto d) de su artículo 4 que está totalmente prohibido practicarles mutilaciones a los animales con fines exclusivamente estéticos o sin utilidad.

Tan sólo se libran de estas amputaciones las que son practicadas por los veterinarios en casos de necesidad.

¿En un puesto de caza puede estar un menor?

RUIZ BARRAJÓN, CAMPEÓN PROVINCIAL DE CAZA MENOR CON PERRO DE CIUDAD REALSí. Es más, incluso puede, si ha obtenido las oportunas licencias, practicar el deporte cinegético siempre y cuando tenga los 14 años cumplidos. Es condición indispensable que siempre que practique esta actividad deportiva esté acompañado de un cazador mayor de edad, el cual debe ir provisto de la preceptiva licencia.

La legislación vigente en materia de caza en Andalucía (que es la Ley 8/2003 de Flora y Fauna Silvestre de Andalucía y Reglamento de Caza de Andalucía), no prohibe tal extremo, eso sí, siempre y cuando que se tomen las medidas de seguridad oportunas para evitar accidentes de caza y sin dejar, en ningún caso, que el menor acceda a las armas de fuego.

Se me cuelan serpientes en casa. No me gustan, pero no quiero matarlas. ¿Se hace cargo el Seprona de ellas?

6-7-99.MIÑARRO FOTO.FLORES ESQUIVIASLa competencia para hacerse cargo de animales domésticos en un municipio es del Ayuntamiento, pudiendo gestionarse la recogida a través del servicio de recogida del que debe disponer o tener contratado, acorde con lo dispuesto en la Ley 11/2003, de Protección de los Animales en Andalucía.

En cuanto a animales silvestres de la fauna autóctona protegida, la Junta, a través del personal de los Centros de Recuperación de Especies Amenazadas, se hace cargo de su recogida y reintroducción en el medio natural.

No obstante, en cualquier caso, puede avisar al Seprona de la Guardia Civil, cuyos miembros acudirán a recoger el animal o gestionarán su recogida por el organismo que corresponda, librándole así de encuentros desagradables.