¿Puede un ciudadano detener a otro cuando éste haya delinquido?

Pues sí. Cualquier ciudadano puede llevar a cabo dicha acción en lo que se conoce como detención ciudadana. Se trata de una figura que está recogida en la Ley de Enjuiciamiento Criminal y que es susceptible de ser utilizada ante cualquier delito flagrante.

El ciudadano puede adoptar esta decisión y mantener dicha potestad sobre la libertad del otro hasta que llegue la autoridad. Evidentemente, desde el Cuerpo Nacional de Policía recomendamos la máxima de las precauciones ante individuos armados. No se debe olvidar nunca que lo principal es la seguridad de las personas. En caso de un delito como pago con billetes falsos, se puede retener tanto el billete como a la persona hasta que lleguen los agentes.