Los 20 lugares imprescindibles para visitar en Sevilla

Los 20 lugares imprescindibles de Sevilla

Estos son los monumentos, plazas, parques, bares y museos que te harán conocer Sevilla... de verdad

Sevilla es la mejor ciudad del mundo para visitar en 2018, según Lonely Planet. La famosa editorial de guías de turismo se fijó en gran riqueza histórica y artística de la ciudad, su revitalización, su gastronomía y la celebración del Año Murillo para llegar a esta conclusión. Tú también estás a tiempo de comprobarlo. Estos son los 20 lugares imprescindibles para conocer Sevilla.


Los 20 lugares imprescindibles de Sevilla

Estos son los monumentos, plazas, parques, bares y museos que te harán conocer Sevilla... de verdad

Sevilla es la mejor ciudad del mundo para visitar en 2018, según Lonely Planet. La famosa editorial de guías de turismo se fijó en gran riqueza histórica y artística de la ciudad, su revitalización, su gastronomía y la celebración del Año Murillo para llegar a esta conclusión. Tú también estás a tiempo de comprobarlo. Estos son los 20 lugares imprescindibles para conocer Sevilla.


Un cache de caballos por el parque de María Luisa

01. Parque de María Luisa

No hace falta disponer de mucho tiempo para recorrer los jardines más conocidos y queridos de la ciudad, que fueron donados a los sevillanos por María Luisa Fernanda de Borbón en 1914. Un desvío de su avenida central nos lleva hasta la estatua de Bécquer, costeada por los hermanos Álvarez Quintero cediendo los derechos de autor de su comedia  La rima eterna. Lo más recomendable, antes de entrar en la aledaña Plaza de España, es dejarse perder por sus laberínticos caminos, estanques, fuentes y abundante vegetación.

Plaza de España, construida para la Exposición de 1929.

02. Plaza de España

Absolutamente sevillana, española y famosa. ¿Quién no ha buscado en ella el banco de su provincia de origen para fotografiarse en la estampa colorista que ofrece su azulejería regional? Proyectada para la Exposición Iberoamericana de 1929 por el arquitecto Aníbal González , mantiene en pie toda la galantería y el halo romántico que han hecho de ella un espacio absolutamente único. Paseos en barca y puestos de barquillos ideales para un día soleado de otoño. 

A un paso: Teatro Lope de Vega, Universidad de Sevilla y Prado de San Sebastián.

Barroco en el Museo de Bellas Artes.

03. Museo de Bellas Artes

El museo más relevante de Sevilla es también la segunda pinacoteca de España, con una valiosa colección de pintura de la escuela barroca (Zurbarán, Murillo y Valdés Leal), y exposiciones invitadas de envergadura. Para los residentes en la UE, la entrada es gratis. Los domingos abre, así que es un buen día para visitar el mercadillo de arte en la misma Plaza del Museo.

Allí mismo: La Capilla del Museo, con uno de los Cristos más llamativos de la procesión de la Semana Santa de Sevilla.

Cubiertas de la catedral

04. La Catedral

El mayor templo gótico del mundo se alza en el corazón del casco histórico con su impresionante fachada, imponentes pórticos y un sobrecogedor interior, donde el altar mayor, escenario del baile de los seises (podrán verse de nuevo días antes de la Cuaresma), está a unos metros de la (supuesta) sepultura de Cristóbal Colón. Hasta el 8 de diciembre puede contemplarse la exposición 'Murillo en la Catedral', con las dieciséis pinturas conservadas del maestro dentro de la Catedral. También es posible visitar sus cubiertas. Por 15 euros, lección arquitectónica y espectaculares vistas de un majestuoso casco histórico y el legendario Barrio de Santa Cruz.

A un paso: Reales Alcázares y Archivo de Indias.

Catedral y Giralda.

05. La Giralda

La majestuosa torre almohade que corona la Catedral concentra 800 años de nuestra historia. Durante muchos años dominaba el skyline de la ciudad, con sus 101 metros, récord arrebatado por la recién inaugurada Torre Sevilla. El Giraldillo es su orgullosa veleta, cuya réplica puede admirarse en la Puerta del Principe. Estudiantes, jubilados, parados y sevillanos pagan 1,50 euros si quieren vivir la experiencia de subir a su campanario.

Torre del Oro, guardián fiel del Guadalquivir.

06. La Torre del Oro

La torre defensiva del siglo XIII es la vigía incansable del Guadalquivir y la niña bonita de Sevilla. Típica es la estampa de turistas que lanzan su foto desde el cercano Puente de San Telmo para captar la imagen de la Torre del Oro en primer término, la Giralda a su derecha y la Torre Sevilla a su izquierda. En su interior contiene el Museo Marítimo de Sevilla, que los lunes puede visitarse de manera gratuita.

Jardines del Alcázar.

07. Reales Alcázares

Uno de los palacios en uso más antiguos del mundo,  es el monumento árabe más emblemático de la ciudad, con un interior decorado con jardines reales que son escenario de algunas de las secuencias de la última entrega de ‘Juego de Tronos’. Al margen de su oropel islámico, y de la huella barroca impresa por las distintas reformas, es un espacio actividad cultural de primer orden.

Calle en el corazón del Barrio de Santa Cruz.

08. Barrio de Santa Cruz

Consecución laberíntica de callejuelas en el antiguo barrio judío, que nos llevan hasta casas señoriales, típicos zaguanes y patios y plazas, como la de Santa Cruz,  donde una placa recuerda que en ese lugar están los restos del insigne pintor Bartolomé Esteban Murillo, que Sevilla homenajea este 2018 con su Año Murillo.

A un paso: Plaza de San Francisco, Plaza Nueva y Ayuntamiento.

Plaza Nueva y el monumento a San Fernando.

09. Ayuntamiento, Plaza Nueva y Plaza de San Francisco

Tiendas de postín en la Plaza Nueva, donde se encuentra el Ayuntamiento plateresco, que son la antesala del despliegue comercial de las calles Tetuán y Sierpes. Aunque las franquicias se suceden a lo largo de estas vías, aún quedan comercios tradicionales capaces de hacernos vivir un hermoso regreso al pasado. A las espaldas del Ayuntamiento, que ofrece visitas guiadas, se encuentra la Plaza de San Francisco, centro neurálgico de la Sevilla del XIV, donde a lo largo de los siglos fue sede de torneos, corridas de toros, mascaradas y ejecuciones públicas. 

A un paso: Las setas de la Encarnación y la Plaza de San Pedro.

Setas.

10. Setas de la Encarnación

Metropol Parasol de la Encarnación, obra de Jürgen Mayer, es mega-gastrobar y museo subterráneo, Antiquarium, todo en uno bajo seis impresionantes paraguas (parasoles) que asemejan a una gigante esponja de mar. Se trata de un punto de encuentro vital (diurno y nocturno) de la ciudad.

A un paso. El Rinconcillo y la Plaza de San Pedro.

El Rinconcillo, el bar más antiguo de Sevilla.

11. El Flamenco

Estamos en plena Bienal de Flamenco, un evento que sucede cada dos años en Sevilla y que congrega a los espacios culturales más importantes y lugares al aire libre en torno a este arte declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. El Teatro de la Maestranza, el Teatro Central, La Fundación Cajasol (con sus veteranos Jueves flamencos) o escenarios más íntimos como el Tablao El Arenal, uno de los escenarios más emblemáticos de la ciudad fundado hace 40 años por el bailaor Curro Vélez.

A un paso: Triana, El Castillo de San Jorge.

Curro Romero nos recibe a las puertas de La Maestranza.

12. Maestranza

Plaza de Toros y Teatro Maestranza comparten nombre y calle. Junto a la Torre del Oro, son los tres vecinos más admirados del Paseo de Colón, avenida sobre el río Guadalquivir con agradables kioscos-bares con vistas a Triana. El interior del coso de la Maestranza aloja el Museo Taurino, con objetos, estampas y pinturas de tauromaquia.  

A un paso: La Iglesia de la Caridad, Lonja del Barranco y el mercado de Triana.

Retablo mayor de la Iglesia de la Caridad.

13. Iglesia de la Caridad

Imprescindible para conocer la impronta dejada en Sevilla el Barroco. En la decoración de su capilla (s. XVII) intervinieron artistas tan prestigiosos como Murillo, Valdés Leal, Pedro Roldán y Bernardo Simón de Pineda. En su interior se encuentran sepultados ilustres sevillanos pertenecientes a la Hermandad de la Caridad.

A un paso: Mercado del Arenal y el cofradiero arco del Postigo del Aceite.

El Monasterio de la Cartuja.

14. CAAC. Isla de la Cartuja

En esta isla creada para la Exposición Universal del 92 se encuentra uno de los espacios culturales más importantes de la ciudad, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, que ocupa el antiguo Monasterio de la Cartuja. En sus salas, por ejemplo, de manera permanente, centenares de obras que el tarifeño Guillermo Pérez Villalta ha legado al centro, y exposiciones de artistas nacionales e internacionales, pero con gran predilección por la creación andaluza.

A un paso:  Puente del Alamillo y  Torre Sevilla.

El Monasterio de la Cartuja.

15. San Luis de los Franceses

Construida en el s. XVIII, se trata de uno de los mejores ejemplos de arquitectura barroca en Sevilla. Fue diseñado por el arquitecto Leonardo de Figueroa y construido entre 1699 y 1730 por encargo de la Compañía de Jesús. Destaca en su interior el retablo y la cripta. La entrada general es de 4 euros, aunque hay numerosos descuentos. Los sevillanos pagan solamente un euros y las visitas de grupo, dos euros por persona.

Puente Isabel de II y Triana.

16. Triana

De vuelta al barrio de Triana para admirar el río desde el Puente de Isabel II (de la escuela de Eiffel), o su puente desde el río, o desde la calle Betis, y tapear en cualquiera de los locales, viejos o nuevos, de los alrededores: Las Golondrinas, La Azotea, La cazuela de Manuela o Victoria 8.

Tenga en cuenta que internarse en Triana es hacerlo en la calle Castilla, en uno de cuyos extremos está la Basílica Menor de uno de los Cristos de mayor devoción de la Semana Santa de Sevilla: el Cachorro, obra cumbre de la imaginería barroca. Muy cerca de su Iglesia, el bar ‘Sol y sombra’ alimenta su fama con su cocina casera, sus pescados y mariscos y su exquisita chacina de la Sierra de Huelva.

Colegiata de El Salvador

17. El Salvador

Ubicada en la plaza del mismo nombre, y sólo superada en tamaño por la Catedral, esta impresionante colegiata fue construida sobre los restos de una mezquita y convertida en parroquia cristina en 1340. En su patio pueden apreciarse resquicios de la época romana y visigoda de la ciudad. Su entorno, frecuentado por público de todas las edades, constituye un céntrico lugar de encuentro de los sevillanos.

El Tesoro del Carambolo

18. El Tesoro del Carambolo

Este valiosísimo tesoro, mayoritariamente de oro, (hallado casualmente a mediados del siglo pasado en Camas, a las afueras de la ciudad) muestra un exquisito trabajo de orfebrería fenicia, cuyas reproducciones pueden verse en el Museo Arqueológico de la capital hispalense y en el Ayuntamiento de Sevilla. El original lo custodia la caja fuerte de un banco.

Itálica

19. Itálica

Quien se permita una escapada que no deje de visitar el conjunto arqueológico romano de la vecina ciudad de Santiponce. Son unos restos correspondientes a la primera ciudad romana de la Península, cuna de los emperadores Trajano y Adriano. Contiene calles, mosaicos sorprendentes, termas y el teatro romano descubierto a mitad del siglo XX.

Turistas toman un aperitivo en el Barrio de Santa Cruz.

20. El sol

En último lugar, cualquier espacio (Parque del Alamillo, bancos de la Puerta de Jerez, aledaños del río Guadalquivir o una de las muchas terrazas) que permita una parada otoñal bajo el sol de Sevilla.

© Copyright 2018 Diario de Sevilla.

Elaboración: Patricia López, Ángel Cachón, Juan Carlos Zambrano y Pedro Moreno.