Alejandro Rojas-Marcos: “El ‘café para todos’ perjudicó a Andalucía”

Por Ignacio Martínez. Director adjunto del Grupo Joly / Foto: Antonio Pizarro

El líder andalucista atribuye a su pacto con Suárez que se desbloqueara la autonomía andaluza. Y lamenta el segundo gobierno de coalición del PA con el PSOE, que considera un desastre.

Alejandro Rojas- Marcos (Sevilla, 1940) fundó en los años 60 el germen de lo que hoy es el Partido Andalucista. Durante el franquismo tuvo primero forma de sociedad anónima. En 1973 fue Alianza Socialista de Andalucía. Y en el 76 se constituyó el Partido Socialista de Andalucía, gran animador de la autonomía, pero siempre el cuarto partido en el arco parlamentario andaluz. Ha sido diputado en el Congreso y en el Parlamento andaluz, y alcalde de Sevilla.

-Sin ustedes, sin el PSA de entonces, ¿Escuredo habría existido?

-No habría existido ni el anverso ni el reverso del fenómeno Escuredo. Su figura política está vinculada íntimamente a nosotros. Cuando su partido lo lanza, él que es un tipo listo e inteligente, ve que hay un filón andaluz. Y se lo cree.

-Se lo cree y se lo queda.

-Ellos tenían muchos medios. Él tuvo una conversación apasionante conmigo en el Congreso. Con la gracia que tiene: “Alejandro, vente ya con nosotros, ¿tú que quieres, ser ministro? Lo que tú quieras. No te das cuenta de que si tú dices una vez ‘Viva Andalucía libre’ o ‘Viva Blas Infante’ yo lo voy a decir cien veces y con más decibelios. Os voy a echar del mapa”.

-Y ustedes, que no se integraban.

-Yo le dije, puede que nos eches del mapa, pero si no lo haces del todo y queda un rescoldo, todo lo que estás haciendo será un beneficio para nosotros. Y en el momento en el que tus compañeros crean que nos has echado del mapa, del primero que van a prescindir es de ti.

-Fue lo que pasó.
-Su partido se creyó que estábamos fuera de combate, a él lo tiraron como a un kleenex, y nosotros renacimos más tarde con diez diputados en el Parlamento andaluz, con la Alcaldía de Sevilla, además de la de Jerez… Y la vuelta al Congreso de los Diputados.

-Después han hecho cosas juntos.

-Sí y precisamente en un momento en el que su partido no le tiene en cuenta para nada. Un día decidimos hablar con Clavero y Pimentel y creamos Andaluces levantaos. Y él, que estaba abandonado en su partido, bastó que se metiera en esto para que su partido lo llamara para todo. La biografía de Escuredo sin nosotros no sería nada.

-Seducción y celos. Como en el amor.

-Ramón Tamames me citó una vez en una conferencia: la política es un subproducto del amor.

-Su partido tuvo grandes momentos de éxito: los cinco diputados en el Congreso en el 79, los 10 diputados en el Parlamento andaluz en el 90. Dos veces la Alcaldía de Sevilla, la de Jerez, ocho años en el Gobierno andaluz…

-Y dos diputados en el primer Parlamento catalán, con la derecha de Fraga fuera. Fue increíble.

-Oportunidades han tenido…

-Esto es como la chimenea con la leña. Hay leña que tarda en encender, pero luego no hay quien apague las brasas. Y hay otra que arde muy rápidamente, pero es muy efímera. Y nuestros éxitos han sido de llamaradas, de ocasión. Es lo que magnifica los errores.  Los demás han cometido los errores, pero tenían más margen.

-¿Fue un error el pacto con Martín Villa para desbloquear la autonomía andaluza por el artículo 144 de la Constitución?

-En primer lugar el pacto no fue con Martín Villa, sino personalmente con el presidente Suárez. Martín Villa fue el ministro que habló. En segundo lugar, eso es lo más grande que ha hecho el Partido Andalucista. Sin eso, que desbloqueaba el referéndum del 28-F, que se perdió, Andalucía no tendría autonomía. Aquella noche todo el mundo tiró la toalla, menos nosotros. Dos meses antes la UCD y el PSOE habían pactado que se acababan las autonomías. Después de haber cerrado los referéndum de Cataluña, País Vasco y Galicia, el nuestro lo ponen en unas condiciones que eran insalvables, como así fue.

-Y ¿fue un error en las primeras elecciones municipales coger la alcaldía de Sevilla en vez de las de Granada y Huelva?

-Lo anterior cien veces que hubiese ocurrido lo habría repetido, lo de la Alcaldía de Sevilla, era lo lógico. No me imagino a ningún partido cogiendo Gerona, Lérida y Tarragona en vez de Barcelona. Pero si yo llego a saber lo que iba a pasar, no lo hago.

-¿La autonomía ha resultado como usted pensó que iba a ser?

-Ha sido una autonomía secuestrada por el partido gobernante.

-El PA ha participado en el secuestro. Porque cuando se dio la oportunidad, entró en el Gobierno.

-En el Gobierno con el PSOE éramos un partido minoritario muy poquita cosa.

-¿No está orgulloso de la experiencia?

-Estoy orgulloso de los primeros cuatro años. La segunda legislatura fue un desastre.

-¿Le ha perjudicado al PA su paso por el Gobierno?

-El segundo mandato, sí.

-Pero entraron en el Gobierno después de la pinza…

-Antes, yo le propuse al PP y a IU echar al PSOE, pero no quisieron ni oír hablar. No hubo ni una reunión preliminar. Salieron tan quemados de la entente que habían tenido entre el 94 y el 96, que  ni escucharon siquiera. Pero habría sido muy interesante echar al PSOE entonces.

-Sus peleas con Pacheco han sido épicas.

-No hemos tenido más peleas que los demás.

-Pero Pacheco ha sido el mejor y más habitual candidato de su partido a la Junta.

-En el PSOE hubo una guerra de Llopis contra los jóvenes, en el PNV Garaikoetxea por un lado y Arzalluz por otro… Y al fin y al cabo ahora no hay dos partidos andalucistas. Está el PA y una persona que no encajó.

-¿La clase política actual es peor que la de la Transición?

-No lo creo. Lo que pasa es que en la clandestinidad la gente lo daba todo a cambio de nada y hoy día en política nadie hace eso.

-¿Sigue siendo necesario un partido nacionalista en Andalucía?

-Desde luego. Puede ser el actual PA, que está vivo, aunque no lo reflejen los medios. Y si está muerto habría que enterrarlo, para que no pueda ser utilizado por nadie. Pero para Andalucía es imprescindible tener partidos propios.

-¿Han cumplido su misión?

-Lo más importante es que trajimos la autonomía. Y si no es por nosotros no habría habido ni autonomías de segunda, cosa que se hizo para compensar a los demás por la nuestra. Y así vino el café para todos, que en el fondo perjudicó a Andalucía.

12 Respuestas a “Alejandro Rojas-Marcos: “El ‘café para todos’ perjudicó a Andalucía””

  1. justin dice:

    LO QUE PERJUDICO AL P A FUE LOS BANDAZOS QUE DABAN NADIE SABIA A QUIEN APOYABA.EL SR. ROJAS MARCOS NO TENIA PACIENCIA Y QUERÍA PODER APOYANDO UNAS VECES A UNOS Y OTRA A LA DERECHA QUE NO CREIA A LA AUTONOMÍA( ESA DERECHA QUE PROPONIA LAS SEDES DE LAS CONSEJERÍAS AMBULANTES ENTRE OTRAS LINDEZAS)

  2. juan dice:

    Pero todavía se cree éste el rollo de las autonomías, la ruina de España?(medio millón de comeollas en Andalucía). Él por ejemplo se negó a la coalición con Soledad Becerrial cuando ésta se negó a darle la concejalía de Urbanismo(¡).

  3. Paco dice:

    Así fue. Así pasó.

  4. antonio dice:

    Sr. Rojas-Marcos:

    Al PA se encargaron ustedes los dirigentes de matarlo y enterrarlo. Es una pena sí, porque el PA era enecesario para Andalucia. Pero vosotros, los dirigentes, con vuestras traiciones al pueblo andaluz y vuestro entreguismo al PP y sobre todo al PSOE, habéis certificado la defunción de lo que llegó ser el PA. Una pena y una desgracia como andaluz.

    Y como andaluz, desde aqui sugiero, que los dos grandes enemigos para Andalucia son el PP y el PSOE. No se equivoquen. O rompermos con las cadenas del bipartidismo en Andalucia, o vamos a un callejon sin salida.

  5. Andaluzzz dice:

    Fue un inmenso error pactar con los unos y con los otros. Se perdio una gran oportunidad se deberia haber hecho piña con los partidos nacionalistas vascos, catalanes, y de otras comunidades y entre todos se podria haber roto la dicotomia PSOE-PP, PP-PSOE. Aun estamos a tiempo de hacerlo,especialmente en la actual legislatura y con la actual coyuntura en la que deberiamos cuestionarlo todo: la monarquia, el sistema partitocratico,el bipartidismo que tan bien le va al centralismo decimononico, el sistema economico que nos va a arruinar a todos,etc,etc. Hay que votar en bloque al PA porque de perdidos al rio y ya conocemos lo que nos ofecen el PSOE y el PP…
    VIVA ANDALUCIA LIBRE y que vivan los que luchan por darle la libertad

  6. andaluz dice:

    Todo lo que dice es verdad. Omite el pacto PP+PSOE con los caciques para enfrentar a los andaluces entre sí: ¡ qué exito !

  7. Antonio dice:

    A la pregunta acerca del cambio de alcaldía, responde con el ejemplo de Barcelona por Tarragona, Lérida y Gerona. ¿Cree este señor que el mapa social, cultural, político de Andalucía es igual que el de Cataluña?. No, señor Rojas Marcos, Sevilla no es Barcelona ni juega el mismo papel en la articulación de la comunidad. Nada que ver con la personalidad de ciudades como Granada o Cádiz por poner un ejemplo. Y no lo digo en detrimento de ciudades como Tarragona. Pero mientras allí, hay una necesidad de unir, aquí tenemos una necesidad de huir de la uniformidad impuesta de una lectura sevillanista de Andalucía. Y que conste que mi discurso no lo hago desde el conservadurismo, pero no tengo tan claro la idea de esta Andalucía. Me parece un empeño más que una realidad. Y el Partido Andalucista ya ha demostrado qué es lo que le interesa.

  8. santi dice:

    ¡CUANTO NOS CUESTA DARNOS CUENTA DE LO QUE ES BUENO PARALOS BAZCOS CATALANES YDEMAS NO ES BUENO PARANOSOTROS ELLOS EXSIGUEN Y NOSOTROS PEDIMOS SI NO TENEMOS PARTIDO PROPIO NADIE EXSIGIRA POR ANDALUCIA. PARA QUE NOS RESPETEN NECESITAMOS LA OZ DE ANDALUCIA EN EL PARLAMENTO

  9. jose antonio dice:

    Todos los datos, comentarios y demás, que demuestran la veracidad de las palabras de Rojas Marcos, se encuentran en las actas del Congreso de los Diputados. Yo no lo creí, me arrepiento, pues hasta que no las pedí (se pueden solicitar a través de internet al Congreso), me las mandaron y efectivamente, a cambio del apoyo a Suárez en su moción de sensura, este no tuvo más remedio que aceptar la propuesta de los andalucistas, y desbloquear el referendum aceptando la autonomía de Andalucía por el 151.

  10. Emilio Lechuga dice:

    Como testigo de primera fila y cómplice del novedoso proyecto andalucista de los años 70 estoy totalmente de acuerdo con las manifestaciones de Alejandro porque son fiel reflejo de la realidad que ya es historia.

    La entrega de Alejandro es indiscutible, su dedicación vehemente a un proyecto andalucista en el que creía y al que dedicó gran parte de su vida a cambio de nada merecen el mayor de los respetos, a pesar de sus errores, que también los tuvo.

    Ocurrió, como fatalmente ocurre siempre, que cuando un proyecto noble avanza por la senda del triunfo, aparecen adhesiones interesadas, advenedizos que se unen a un carro vencedor para acodarse… que finalmente terminan dinamitando un noble proyecto cuando de ha traducido en realidad, conseguida con el esfuerzo desinteresado de muchos.

    Mi reconocimiento, pues, para Alejandro.

  11. jose manuel rey dice:

    GENIAL COMO SIEMPRE ALEJANDRO, UNOS DE LOS MEJORES POLITICOS QUE TIENES EL ESTADO ESPAÑOL Y POR SUPUESTO LA NACION ANDALUZA, EL MEJOR CON DIFERENCIA DEL RESTO.
    SIEMPRE ANDALUCIA POR DELANTE DE TODOS, Y COMO BIEN DIJO UN GRAN AMIGO EN COMUN
    ES UN ANDALUZ DE SEVILLA.
    LA HISTORIA DE ANDALUCIA NO SE ESCRIBE SIN POLITICOS COMO ALEJANDRO.

  12. andaluz dice:

    El PA lleva teniendo el mismo problema desde su fundación: tender más al centralismo sevillano todavía que el psoe y eso en una comunidad tan extensa como la andaluza, la única con dos de las grandes ciudades españolas, la única con una extensa red de ciudades medias, la única donde estos 30 años han demostrado que no supo elegirse la capital… no se entiende. Al menos no se entiende más allá de la provincia de Sevilla y de Jerez. Ningún partido puede llamarse “andalucista” (nada menos) sin pensar en qué Andalucía defiende si la impuesta con calzador por el psoe en estos 30 años o la que sólo podrá empezar a tener sentimiento de unidad y cohesión cuando se empiece a ejercer por algún partido la pedagogía de la necesidad, la justicia y la conveniencia de un reequilibrio territorial. Sólo en ese momento este partido podrá llamarse, con propiedad, “Andalucista” porque hasta ahora, ese apellido le ha quedado muy pero que muy grande, especialmente a algunos de sus dirigentes como el propio Alendandro Rojas-Marcos.